Blogia
n O m E C o M a s

Croquetas de espinacas y pera

Croquetas de espinacas y pera

Ingredientes

  • 400 gr de espinacas o un paquete (frescas o congeladas)
  • 1 1/4 de taza de salsa bechamel espesa (te damos la receta mas abajo)
  • 2 ó 3 peras
  • Piñones o nueces
  • Pan rallado
  • Agua de linaza (sustitución de huevo)
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra
  • Sal

Salsa Bechamel

Ingredientes:

  • 50 gr Harina (integral o blanca) -Equivalencia: 10 gr.=1 cucharada/ 5 cdas.
  • 50 gr Margarina -Equivalencia: 15gr.=1 cucharada/ 3 cucharadas y media aprox.
  • 2 tazas Leche vegetal (de soja, por ejemplo)
  • Nuez Moscada
  • Sal

Preparación:

Derrite la margarina en una sartén, con cuidado que no se queme porque amargaría todo el plato.

Con el fuego bajo-medio, añade la harina, poco a poco, removiendo constantemente para que se unan bien. Da unas vueltas para que la harina se dore ligeramente.

Ahora ve añadiendo la leche poco a poco, y de nuevo remueve para que se vaya ligando bien todo. Deja cocer la masa a fuego medio un rato, para que la harina no quede cruda. Si la quieres más ligera, dejala cocer menos.

Corrige de sal, y echa un poco de nuez moscada recién rallada.

Preparación Croquetas

Limpia las espinacas si son frescas. Cuecelas en agua con sal hasta que estén blandas. Escurre bien y reserva.

Pela las peras y cocínalas unos minutos.

Dora un puñado de piñones o nueces en una sartén con unas gotas de aceite. Añade la pera cocida y machacada con un tenedor, y las espinacas, y sofríe unos minutos. Corrige de sal y espolvorea un poco de pimienta negra molida.

Mientras, prepara una bechamel, que en este caso debes dejar cocer al fuego un rato, para que espese.

Une la bechamel a las espinacas y mezcla bien. Déjalo enfriar, incluso en la nevera unas horas, y disponte a formar las croquetas: con una cuchara grande, ve tomando porciones, que irás pasando primero por una mezcla de agua de linaza cocinada en agua y dejada reposar hasta enfriar (hasta tener textura de huevo batido), y luego por pan rallado. Manipúlalas hasta darles la forma que desees. Déjalas reposar así, un par de minutos antes de freir, ya que al airearse un poco esta cobertura se seca y endurece ligeramente, lo cual ayuda a que no se deshagan al freirlas.

Prepara una sartén con abundante aceite bien caliente, y ve friéndolas, sin echar muchas a la vez, ya que el aceite se enfriaría demasiado.

Ve poniéndolas encima de un papel de cocina, que empape el exceso de grasa.

Sirve acompañadas de una buena ensalada

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres